Un estudio canadiense revela los efectos positivos que tiene para la salud general de la persona el hecho de tomar medicamentos para la EM conforme a la prescripción médica.

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad caracterizada por los ataques recurrentes en el cerebro y la médula ósea. En muchos países, la EM recurrente se trata con terapias modificadoras de la enfermedad (DMT, por sus siglas en inglés) que suprimen la recaída y evitan las lesiones que se producen en el cerebro y la médula ósea. Estos medicamentos son más beneficiosos cuando se toman de forma regular, siguiendo las indicaciones del médico. Es lo que se conoce como adherencia.

Las razones por las que la gente deja de tomar los medicamentos o no los toma siguiendo las recomendaciones son varios. Entre otros, puede ser la preocupación por el grado de eficacia del medicamento, los efectos secundarios, la incomodidad del tratamiento, la fobia a las agujas o simplemente olvidarse de tomar el medicamento. En algunos países, el gasto asociado al medicamento también puede ser un factor importante.
Un estudio reciente de Canadá, publicado en la revista Multiple Sclerosis and Related Disorders, ha investigado el efecto de no tomar los medicamentos recetados y ha descubierto que no solo puede afectar a la salud relacionada con la EM, sino a la salud general de la persona.
Los investigadores estudiaron 2864 casos de personas de Alberta, Canadá, que tomaban una variedad de medicamentos orales (fingolimod, teriflunomide y dimetilfumarato), inyectables (interferón-beta, acetato de glatiramer) y por infusión (natalizumab) entre 2002 y 2014.

Descubrieron que las personas con EM que respetaban el tratamiento tenían un 20% menos de probabilidades de ir al médico (de cabecera o especialista). Concretamente, un 30% menos de probabilidades de ir al médico de cabecera por cuestiones relativas a la EM, y un 18% de acudir al médico por cualquier cuestión. El grupo de adherencia presentaba un 10% menos de probabilidades de acudir al especialista (por ejemplo el neurólogo) por razones asociadas a la EM, y un 20% menos de probabilidades de ir al especialista por cualquier cuestión. Asimismo, mostraron un 50% menos de probabilidades de requerir hospitalización por cualquier motivo que las personas que no estaban tomando los medicamentos tal y como se les había indicado.

En general, la mayoría de las personas (cerca del 66%) tomaban sus medicamentos como se les había sugerido. Con respecto a los que no lo hacían, era más probable que fueran más jóvenes (menos de 35 años), estuvieran deprimidos y/o sufrieran trastornos bipolares. Los grupos de edades superiores (>35 años), las mujeres y los que tomaban medicamentos inyectables son los que más probabilidades tenían de dejar de tomar la medicación.

Durante el estudio, los investigadores observaron además que muchas personas que tomaban medicamentos inyectables o por infusión se pasaban a la vía oral. Los que ya tomaban la medicación por vía oral no cambiaban de tratamiento, y una vez que una persona se pasaba a la medicación oral tenía muchas menos probabilidades de cambiar de nuevo el tratamiento. Resulta de interés señalar que cuando la gente cambiaba de medicación, a menudo se volvía más adherente.

Estudio similar

Es un estudio similar pero más pequeño realizado en Estados Unidos, publicado en The Journal of the American Osteopathic Association, los investigadores descubrieron que las personas que tomaban la medicación para EM siguiendo las indicaciones médicas tenían menos probabilidades de sufrir depresión y presentaban una menor discapacidad que las personas que no seguían las indicaciones de administración del medicamento.

Estos estudios demuestran que los problemas de salud, tengan o no relación con la EM, se gestionan mejor cuando los pacientes de EM toman la medicación para la enfermedad siguiendo la prescripción médica. En la práctica, este estudio también puede ayudar a los médicos y a los pacientes de EM a comprender la importancia de la adherencia y a identificar las personas que pueden estar en riesgo de no tomar la medicación conforme a las indicaciones. Conocer estas razones puede servir a los médicos y pacientes para personalizar las decisiones del tratamiento, de manera que no solamente se elija el medicamento más eficaz sino el que más fácil le va a resultar a la persona en cuestión.

De: MS International Federetion. Agradecimiento a MS Research Australia – proveedor principal de resúmenes de investigación e nuestro sitio web.