Signos de alarma para la enfermedad de Alzheimer:

El deterioro cognoscitivo ocasionado por la Enfermedad de Alzheimer tiene unas manifestaciones clínicas muy diversas y pueden variar de un individuo a otro. Igualmente van avanzando progresivamente de tal manera que en las fases iniciales los síntomas pueden ser tan leves, que pueden ser confundidos con el envejecimiento normal. Esto explica porque muchos casos no son diagnosticados en los estadios iniciales. A medida que avanza la enfermedad las fallas son más frecuentes, más notorias y llegan a afectar la capacidad del individuo de valerse por sí mismo solo.

Los siguientes puntos resumen y agrupan los signos que suelen estar presentes en los pacientes con Enfermedad de Alzheimer y se han considerado por lo tanto signos de alarma.

1. Alteraciones en la memoria reciente que afecten el desempeño de funciones. Es normal que ocasionalmente se olvide pagar una cuenta, el nombre de personas, una cita ó un dato preciso y se recuerde después.  Las personas con compromiso cognoscitivo olvidan con mucha frecuencia, en particular datos recientes y no los recuerdan después. Repiten la misma pregunta porque olvidan que ya lo preguntaron ó no recuerdan la respuesta. Pueden olvidar quien los llamó ó que hicieron. En estadios avanzados pueden olvidar si ya comieron.

2. Dificultades en el desempeño de tareas familiares.

Las personas ocupadas pueden distraerse a veces y desatender una labor, por ejemplo puede dejarse la estufa prendida por contestar una llamada.  Pero quienes tienen deterioro presentan frecuentes dificultades para realizar labores incluso sencillas. Hay dificultades para preparar adecuadamente la comida, tomar sus medicamentos, arreglarse ó hacer oficios menores. Pueden olvidar un compromiso importante ó que tienen al cuidado sus nietos.

 3. Problemas del lenguaje.

Es normal que ocasionalmente se presente dificultad para encontrar la palabra adecuada, pero logramos remplazarla por otra similar. Las personas con enfermedad de Alzheimer no sólo olvidan las palabras, sino que las reemplazan inadecuadamente Comprenden bien frases simples y cortas pero puede haber dificultades para entender frases largas ó complejas. Paulatinamente van perdiendo su fluidez o tienden a estar más callados. Pueden no entender bien lo que leen además de olvidarlo.

4. Desorientación en tiempo y lugar.

Las personas con alteración cognoscitiva pueden desorientarse o perderse en lugares conocidos, su ciudad, barrio e incluso por último su propia casa. También pueden tener dificultad para recordar el día, mes ó el año en el que nos encontramos.

5. Disminución en la capacidad de juicio.

Hay dificultad para asumir una responsabilidad, autocuidado, toma de medicamentos ó cuidar de niños ó mascotas. También puede haber dificultad para resolver dificultades ó analizar situaciones. Se denota una pérdida de la capacidad de tomar decisiones.

6. Problemas con el pensamiento abstracto.

Presentan dificultades en el manejo de la chequera, las cuentas de banco y en general todo lo relacionado con los números, siendo incapaces de recordarlo posteriormente. Tienen dificultad para entender frases abstractas, analizar frases ó chistes con doble sentido, refranes ó semejanzas.

7. Extraviar las cosas.

Cuando se olvida un objeto, lo cual puede sucederle a cualquiera, se reconstruyen los hechos y se recupera. Quien padece la enfermedad generalmente los pone en lugares inadecuados y es incapaz de recuperarlos, incluso acusa a los demás de haberlos tomado.

8. Cambio en al ánimo o del comportamiento.

Las personas que padecen la enfermedad pueden tornarse irritables o tristes sin razón aparente y retornar rápidamente a su estado basal. Cambian sus hábitos ó sus conductas. Suele haber mayor ansiedad. Manifiestan angustia cuando se quedan solos.

9. Cambios en la personalidad.

Con el trascurso de los años la personalidad se modifica y se afianza, pero en aquellos con demencia los cambios son dramáticos  tornándose más irritables, suspicaces ó  incluso temerosos. Otros pueden tornarse callados, aislados, desinteresados e incluso a-reactivos al medio.

10. Disminución de la iniciativa.

Las personas con EA pueden llegar a ser muy pasivas, perder el interés por realizar cosas ó requerir que se les guíe todas las actividades.

11. Cambios motores.

Aunque estos pueden aparecer tardíamente en la Enfermedad de Alzheimer, puede hacer una identificación en sus actos motores, cambios en la marcha dados por pasos cortos, marcha lenta, pérdida del balanceo de los brazos y tronco inclinado. La marcha se puede tornar cautelosa, insegura o inestable. Se relatan tropiezos o caídas.

Dra, Carolina Ruiz

Publicado por Asociación Colombiana de Neurología