La fatiga es uno de los síntomas más comunes de la esclerosis múltiple (EM), pero sus causas no son del todo claras. Existe una amplia variedad de factores que pueden contribuir a incrementar el nivel de fatiga, como por ejemplo el bajo estado de ánimo o el estrés. La combinación de estos factores puede contribuir a variar el nivel de fatiga a lo largo del día y entre un día y otro, convirtiendo este síntoma en uno de los más difíciles de gestionar.

Un equipo de investigadores del Reino Unido ha querido estudiar de forma específica cómo pueden variar los niveles de fatiga de un día a otro o a lo largo del mismo día, y, al mismo tiempo, retratar el estado emocional, nivel de estrés y actividad física de los afectados de esclerosis múltiple. Durante 4 días consecutivos, los investigadores británicos pidieron a 76 participantes (38 personas con EM remitente-recurrente) y 38 personas sin EM que recogieran sus niveles de fatiga junto con detalles de su estado de ánimo, exposición a actividades estresantes u otras actividades en 6 momentos diferentes a lo largo del día. Además, cada mañana recogían datos sobre la calidad del sueño de la noche anterior.

Tal como era de esperar, en las personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente, el nivel de fatiga fluctuó más a lo largo del día. Sus niveles de fatiga empezaban siendo más altos al inicio del día y se mantenían así durante toda la jornada. La fatiga aumentaba de manera progresiva por la mañana hasta llegar al punto crítico de fatiga por la tarde, para acabar bajando por la noche. En relación con las causas, en ambos grupos la exposición a niveles más altos de estrés y un estado emocional bajo se relacionaban con un nivel de fatiga mayor. Además, la actividad física reciente se relacionaba con mayores niveles de fatiga en el grupo con EM, pero no en las personas sin la enfermedad. De forma sorprendente, una baja calidad del sueño durante la noche anterior se relacionaba con un incremento en el nivel de fatiga en el grupo sin EM, pero no en el grupo con EM.

Finalmente, los autores de la investigación han remarcado las fluctuaciones en el nivel de fatiga experimentado por cada persona con EM, que refuerza la necesidad de personalizar los abordajes a la hora de gestionar este síntoma de forma efectiva.

De: Fem Acceso al documento original: Understanding how and why MS fatigue fluctuates throughout the day. Disponible en: https://www.mstrust.org.uk/research/research-updates/170508-fatigue-fluctuations-throughout-day