Fortalecer las propias capacidades para impulsar cambios positivos en la vida de uno mismo. Esta es la definición de empoderarse. Cuando una persona vive con esclerosis múltiple y debe gestionar todas las emociones y situaciones que se derivan de la enfermedad, su actitud es un factor importante. La enfermedad puede debilitar mucho el ánimo y las capacidades de la persona. Por este motivo, proponemos algunos consejos para que las personas con EM se empoderen y puedan hacer frente a la enfermedad desde una posición más fuerte y segura.

  1. Aceptar la situación

El diagnóstico de esclerosis múltiple marca un antes y un después y la aceptación de la enfermedad y de los cambios que puede provocar en la vida diaria puede ser muy difícil. A pesar de ello, la persona con EM debe tener claro que la enfermedad es un elemento más de su vida, pero no el principal, y no debe adquirir un protagonismo tan grande como para debilitar o eliminar otros aspectos. Así, es muy importante mantener la dedicación a, por ejemplo, aficiones y actividades que la persona ya realizaba antes, ya que así estará activa, ilusionada y motivada.

  1. Informarse e implicarse

Es necesario aprender y obtener toda la información posible sobre la enfermedad. Es importante evitar falsos mitos y rumores, tener claro que se entiende perfectamente todo lo relacionado con la EM, tener a mano el contacto del doctor para cualquier cuestión y consultar fuentes validadas como el Observatorio de la Esclerosis Múltiple. De hecho, existen diversos estudios que demuestran que la persona con EM más informada e implicada toma decisiones sobre su salud que se traducen en buenos resultados médicos y una mejor relación con los profesionales.

  1. Realizar las adaptaciones necesarias

Si los síntomas afectan al día a día de la persona de una manera muy exagerada hasta convertirse en una barrera, es necesario tomar las medidas pertinentes. Comprar el equipamiento que se necesite, adaptar el hogar a la nueva situación, pedir algunos cambios que se requieran en el lugar de trabajo, etc.

 

  1. Cuidarse

Convivir con esclerosis múltiple significa también cuidar de la salud en general y evitar otras enfermedades. Se recomienda, pues, continuar con los hábitos de vida que normalmente se sugieren para vivir de manera saludable, como practicar ejercicio de manera regular -en la medida de lo posible y de la intensidad que cada persona soporte-, seguir una dieta equilibrada y evitar el tabaco u otros productos perjudiciales.

  1. No dejarse influenciar

Mucha gente del entorno, por desconocimiento, querrá apoyar a la persona con EM en muchos aspectos, pero nadie como la misma persona entiende su propio cuerpo, su mente y su vida. Por esta razón, la persona afectada debe tener una base sólida de conocimiento sobre la enfermedad y no dejarse influenciar por todas las opiniones, sugerencias y comentarios que le lleguen de su entorno; cualquier duda debe consultarse con el médico y debe contarse con su apoyo y asesoramiento. La amistad con otras personas con EM es tan positiva como, en muchas ocasiones, necesaria por el apoyo que se recibe. A pesar de todo, cada caso es único y cada persona vive en una situación distinta.

Debemos añadir que, por otra parte, las organizaciones de pacientes de esclerosis múltiple, como la Fundación Esclerosis Múltiple (FEM), velan también por el empoderamiento y la autonomía de las personas afectadas. Por esta razón, trabajan para defender sus derechos y ofrecer servicios, de asesoramiento en muchos aspectos que pueden facilitar la gestión de la EM.

De: Empoderamiento y proactividad ante la esclerosis múltiple riberdis.cedd.net Disponible en: riberdis.cedd.net/bitstream/handle/11181/3901/empoderamiento_y_proactividad_ante_la_esclerosis_multiple.pdf
Living with multiple Sclerosis. 5 steps towards empowerment. www.care2.com Disponible en: www.care2.com/greenliving/living-with-multiple-sclerosis-5-steps-toward-empowerment.html